domingo, 11 de enero de 2009

INTRODUCCIÓN A LA MISIONOLOGÍA (N. 2): Estructura fundamental de la disciplina y sus especialidades

Espero que los estudiantes hayan leído el documento Ad Gentes y que lo antes posible consigan un compendio de documentos misioneros, es decir, una libro en donde se publiquen los principales documentos misioneros de la iglesia católica.

Hoy daremos algunas indicaciones sencillas sobre la menera como estructuraremos nuestro curso y sobre las especialidades a las cuales se puede tener acceso luego de un curso fundamental sobre la misión.

1. La estructura interna del curso sobre la misión

En primer lugar, es importante saber que la estructura elemental de un curso sobre la misión tiene tres partes: a) Historia de la misión; b) Fundamento bíblico de la misión; c) Teología sistemática de la misión.

a) Historia de la misión
Esta parte es importante para entender cómo hemos llegado a la situación actual del proceso evangelizador, cuáles son las causas, los factores, las fuerzas que han determinado el sentido de la misión; eso lleva a preguntarse cómo se ha visto la misión en cada momento histórico, porque existen diferencias reales entre los diversos períodos históricos. En este sentido no es la misma concepción de la misión la que encontramos en el período de la colonización, que en el período de la llamada ilustración, o el concepto que corresponde al Concilio Vaticano II, más amplio y orientado hacia todo el mundo.

La historia de la misión es compleja, por su amplitud cronológica y por sus elementos constitutivos. Será necesario conocer los elemento generales sobre la evangelización principalmente en África, Asia y América Latina, pues se trata de los continentes con mayores posibilidades, por la cantidad de personas jóvenes que los habitan, y porque se trata de “iglesias jóvenes”, que todavía no han dado lo que tenían que dar. De la historia de la misión en la iglesia europea no nos ocuparemos, pues no nos compete tanto cuanto la problemática del Tercer Mundo, la probreza, la marginación, la corrupción, su teología emergente, etc. La vieja Europa desde hace muchos años que lucha con una crisis de fe, nosotros tenemos que formarnos bien si no queremos entrar en esa espiral de indiferencia que abate el viejo continente.

b) Fundamento bíblico de la misión
Esta parte resulta obvia, pues no se puede hablar de misión, en el sentido cristiano del término, si no conocemos los textos donde ha sido plasmada la narración que cuenta la actividad misionera del misionero por excelencia, Jesús. Ahora bien, en sentido estricto de misión cristiana se puede hablar solo en referencia a Jesucristo, pero ello no impide que nosotros intentemos buscar algunos elementos originarios en el Antiguo Testamento, pues Jesús tenía una formación judía, y habría que encuadrar su vida en el contexto judío, de todos modos, dado que de la vida y misión de Jesús hablan principalmente los textos del Nuevo Testamento, será en ellos que nos concentraremos. Importante será la visión paulina de la misión y el cómo la misión se desarrolla en la persecución, se puede afirmar que el sentido bíblico de la misión sea el paso continuo de la persecución a la misión.

c) Teología sistemática de la misión
Esta parte es extremamente importante, si bien, es a la que más temor le suelen tener los estudiantes que conozco. Esta parte trata de los principios teológicos que explican la misión, por tanto entra en aspectos más especulativos, es decir, en analizar aquellos elementos que dan sentido a la palabra “misión”. Sus dos puntos principales de referencia son los estudios bíblicos al respecto y la producción teológica: libros, artículos y debates al respecto. Tendremos ocasión de detenernos en ello. Los estudiantes normalmente creen que la misión es una cosa simplemente práctica, incluso creen, románticamente, que la misión se pueda en algún modo imaginar como la expresión de personas que van a países lejanos a donar toda su vida en la predicación, pero la verdad es que el fenómeno de la misión es complejo y antes de cualquier experiencia misionera es determinante una adecuada formación teorética sobre el sentido de la misión.

2. Las especialidades de la disciplina misionera
Hablaré de tres especialidades actualmente fundamentales para que un estudiante pueda decidirse a estudiar seriamente la misión: a) Teologia pastoral misionera; b) Teologia sistemática de la misión; c) Teología de la misión y de las religiones.

a) Teologia pastoral misionera
Esta especialidad integra dos disciplinas teológicas como su nombre lo dice, es decir, la llamada “teología pastoral” y la “teología de la misión”. Muchos estudiantes creen que es la especialidad más fácil de estudiar, y, de hecho, las facultades teológicas de las universidades están llenas de estudiantes de esta especialidad. Pero, a decir verdad, la “teología pastoral” no es fácil, si se toma en serio naturalmente. Ella trata de los principios teológicos que explican la actividad evangelizadora de la iglesia, y la práctica misma en sus métodos y en su problemática práctica, por tanto tiene como dos momentos: uno teórico y el otro práctico, que en esta disciplina se deben conjugar por fuerza. La “teología pastoral misionera” es la especialidad misionera que relaciona los contenidos de la “teología pastoral” con los de la “teología de la misión”, buscando llegar a resultados concretos en el plano de las estrategias y métodos de evangelización, en parroquias y comunidades cristianas en general. Es una especialidad muy útil para sacar adelante la evangelización. Muchos de los contenidos teóricos corresponden entre “teologia de la misión” y “teología pastoral”, pero ello facilita el trabajo, no lo complica.

b) Teologia sistemática de la misión
De ella ya hablamos un poco, más arriba, por ello no me detengo mucho. No es una especialidad difícil, pero sí requiere un consolidado hábito de lectura, pues para poder hablar de una teología sistemática de la misión se requiere el dominio, si bien en sus líneas generales, de las principales corrientes teológicas protestantes, católicas y ortodoxas; y cierto dominio de las corrientes filosóficas más relacionadas con el debate teológico. El dominio de alguna otra lengua (inglés, alemán, francés, italiano, portugués, español) es de mucha utilidad. Se pide un mínimo de conocimiento del latín.

c) Teología de la misión y de las religiones
Es una especialidad relativamente nueva, pero fascinante por los contenidos que propone. En ella se trata de conocer la doctrina de las principales religiones que conocemos: cristianismo, budismo, islam, etc. Pero, la parte importante de esta especialidad está en la investigación de una tesis que se puede plantear así: de hecho existen muchas religiones, y esto nadie lo puede negar, pero la religión cristiana, afirma que sólo en Cristo tenemos salvación, por tanto, ¿cómo se explica que existan tantas religiones si sólo una es la verdadera? La pregunta no ha sido resuelta todavía, de modo que se trata de una verdadera investigación teológica. Otros plantean la tesis en el siguiente modo: Si exiten tantas religiones, entonces, es voluntad de Dios, y si es voluntad de Dios que existan, entonces es posible decir, que ellas no sólo existen de hecho (de facto), sino también de derecho (de iure), es decir, son voluntad de Dios y, en cuanto tal, pueden ser objeto, en su diversidad, de la teología. Una teología de las religiones, excluyendo la veracidad de una sola de ellas ¿es posible? Esa es la gran pregunta de esta especialidad.

Bueno, queridos amigos y amigas, así dejamos planteados la estructura esencial de nuestro curso, me resta dejarles un par de tareas:

1. El estudiante DEBE leer el documento Ad Gentes, si no lo hace, todos los estudiantes que demuestren haberlo leído tendrán derecho a darle un “coscorrón” a aquellos o aquellas que no lo hayan hecho.

2. No olvide comprar el compendio de documentos misioneros.
3. Investigue o pregunte a algún curita (en el caso de los católicos) o algún pastor (en el caso de los evangélicos): ¿qué es la “teología pastoral”? y si ha oído hablar de la “teología del pluralismo religioso”. Les digo que la primera es fácil de responder, la segunda es probable que ni la conozcan.

Saludos y a la próxima.

Ya sabes, preguntas y análisis en la parte de los comentarios

Juan Chopin (Roma)

2 comentarios:

Wirwin dijo...

Juan que envidia la de tus estudiantes como me gustaría estar en una catedra tuya.

Muy interesante el enfoque del curso y el contenido

saludos

MISIONOLOGÍA CONTEMPORÁNEA dijo...

Estimado Wirwin, me da mucho gusto que estés entre nuestros lectores, espero pronto estar en El Salvador, para continuar la misión que hace 6 años dejé iniciada con mis paisanos.

Saludos.

J.Ch.

LA UNIVERSIDAD DONDE TRABAJO EN EL SALVADOR

LA UNIVERSIDAD DONDE ESTUDIE Y DONDE INICIE LA DOCENCIA

Seguidores