domingo, 4 de enero de 2009

INTRODUCCIÓN A LA MISIONOLOGÍA (1): UNA IGLESIA MISIONERA




Ideas generales

¿Qué significa la expresión “iglesia misionera”?

Esta es la pregunta que queremos responder con nuestro pequeño curso online que estamos iniciando este enero del año 2009. A simple vista parece una “pregunta inofensiva”. Pero, para responderla se necesita asistir a un curso, y eso dice mucho de su complejidad. En realidad la ecuación que ayuda a responder a la cuestión apenas planteada es simple, pero ha sido la iglesia misma, o por lo menos, ciertas visiones de la iglesia, que han complicado su definición.

En sentido estricto la iglesia no tiene una misión, la iglesia más bien es misión. Es decir, no es la institución eclesial la que le da sentido a la misión, sino la misión la que le da sentido a la iglesia. Esto es extremamente importante, ahora bien, ¿por qué es importante esta idea? Es importante porque si la iglesia no respeta este principio, en lugar de “ser misión” se transforma en “anti-misión”. Ahora me explico.

La misión da inicio no cuando nace la iglesia, sino con la encarnación de Jesús en el mundo. Entonces, cuando hablamos de la misión, entendemos en primer lugar la misión que Jesús vino realizar en la historia, y la misión que continúa realizando el Espíritu Santo. A esa misión originaria se la suele llamar Missio Dei, expresión latina que significa la "Misión de Dios".

¿Cómo se llega, entonces, a la misión de la iglesia? A esa misión se llega por un mandato de Jesús a sus discípulos, de comunicar a otros el contenido de su predicación y de testimoniar su estilo de vida. Entonces, ¿cuál es el contenido de la predicación de Jesús? Bueno, el Reino de Dios. Por consiguiente la iglesia es una institución relativa y al servicio de la predicación de Jesús. La iglesia, en pocas palabras debe servir a la construcción del Reino de Dios.

Ahora bien, si como la iglesia la constituyen todos los bautizados, es decir, nosotros, entonces, nosotros estamos llamados a predicar el Reino de Dios en la historia.

Aquí se va haciendo más clara la idea que estábamos planteando antes, es decir, que es la iglesia que se explica a partir de la misión y no al revés, es decir que la misión se explique a partir de la iglesia. Cuando la iglesia, en sus formas estructurales, la jerarquía en una palabra (obispos, sacerdotes, diáconos...), piensa que ella es más importante que el Reido de Dios y que Dios mismo, entonces caemos en un “eclesiocentrismo”, es decir, en el dar más importancia a la iglesia y no a lo que tiene que servir la iglesia, Dios y su Reino. Esta es una perenne tentación para la iglesia, que debe controlar siempre: no confundir su poder intramundano con su más intima misión.

Ahora podemos entender mejor algunas afirmaciones esenciales de los documentos de la iglesia, que el estudiante debe practicamente memorizar:

Del decreo Ad Gentes (n.2) sobre la actividad misionera de la iglesia: La iglesia peregrinante es misionera por su propia naturaleza, puesto que procede de la misón del Hijo y de la misión del Espíritu Santo según el designio de Dios Padre.
Leamos con atención el texto, la iglesia procede de la Trinidad, y se explica a partir de ella, y en ningún momento es la iglesia la que explica el origen de las Personas divinas. En segundo lugar, la naturaleza de una cosa es sinónimo de su esencia, es decir, lo más específico y característico de esa realidad. Aristóteles decía que la naturaleza de una cosa es su misma esencia, pero vista como principio de operaciones, es decir, la naturaleza de una cosa se determina observando “lo que hace”. En este sentido si la iglesia quiere ser “verdadera iglesia” debe evangelizar, si no lo hace pierde su razón de ser.

Así lo dicen también documentos lantinoamericanos como Puebla, n. 348: La misión evangelizadora es de todo el Pueblo de Dios. Es su vocación primordial, “su identidad más profunda” (EN 14). Es su gozo. El Pueblo de Dios con todos sus miembros, instituciones y planes existe para evangelizar. El dinamismo del Espíritu de Pentecostés lo anima y lo envía a todas las gentes. Nuestras iglesias particulares han de escuchar con renovado entusiarmo el mandato del Señor: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes” (Mt 28,19).

Bueno de momento vamos a dejar aquí esta primera aproximación al tema de la misión.

Pequeñas tareas para los lectores:
1. El lector leerá el Decreto Ad Gentes y tratará de memorizar el n. 2 de ese documento. Debe saber qué cosa es el decreto Ad Gentes, el documento forma parte del Concilio Ecuménico Vaticano II.
2. Téngase en cuenta la tesis propuesta por el profesor, porque estará presente en todo el curso: La iglesia se explica a partir de la misión y no la misión a partir de la iglesia. Existe una anterioridad originaria (trinitaria), de la misión respecto de la iglesia.

Y ahora pasemos a dar algunas indicaciones de método:

1. Bibliografía recomendada:

Texto base para el curso:

BOSCH David, Misión en transformación: cambios de paradigma en la teología de la misión, Libros Desafío 2001/En italiano: La transformazione de la missione. Mutamenti di paradigma in missiologia, Queriniana, Brescia 2000/En inglés: Transforming Mission. Paradigm Shifts in Theology of Mission, Orbis Books, Maryknoll (N.Y.) 1991.

Indispensable disponer de un compendio de documentos sobre la misión:
CAMPANY CASAMITJANA José – ESQUERDA BIFET Juan (edd.), La Iglesia misionera. Textos del Magisterio Pontificio, BAC, Madrid 1994.

Naturalmente es necesaria una buena traducción de la Biblia.
La restante bibliografía se irá proporcionando cada lección.

2. El orden de las lecciones:
Yo seguiré un orden correlativo, los temas irán numerados. El lector debe estar atento a no confundirse, pues en este blog publico los contenidos de tres materias, la nuestra es fácil identificarla porque es la única en español. Siempre véase la fecha y el número correlativo en la estructuración temática. Los temas que ustedes han señalado en la encuesta iniciaremos a publicarlos a partir de febrero, cuando concluye la votación, y serán identificados en el contexto del curso como TEMAS SUPLEMENTARIOS, si bien muchos serán desarrollados al interno del curso, con lo cual sólo publicaremos, obviamente, aquellos que no comprenda el programa. Esos temas tendrán su propia numeración.

Gracias y a la próxima.
Feliz inicio de año.
Los lectores pueden externar sus preguntas, comentarios o análisis en general en la parte de los comentarios de cada entrada, que está inmediatamente después de esta nota.

2 comentarios:

Wirwin dijo...

Juan excelente post de esto justamente necesitamos en nuestra amada iglesia catolica (pero ponerlo en practica).

¿como cuesta ser cristiano comprometido verdad?

Un abrazo y un feliz año que este 2009 solo te traiga exitos Dios te bendiga te guie y te siga dando sabiduría

MISIONOLOGÍA CONTEMPORÁNEA dijo...

Gracias por tus buenos deseos WIRWIN, dan verdaderos ánimos.

Ser cristiano es como una sed que no se colma, es constante, por la verdad y la justicia.

Beatos quienes sienten esa sed.

Saludos.

LA UNIVERSIDAD DONDE TRABAJO EN EL SALVADOR

LA UNIVERSIDAD DONDE ESTUDIE Y DONDE INICIE LA DOCENCIA

Seguidores